El Olvido

Si diese mi cuerpo en bandeja de plata a aquellas aves rapases que me siguen a toda hora,
y así pudiera olvidarte,
si mis labios se los diese al primero que me sonría,
y así pudiera olvidarte,
si vendase mis ojos y diese la mano a algún amante furtivo,
y así pudiera olvidarte,
si cubriese mi cuerpo con caricias de otras manos que no sean las tuyas,
y así pudiera olvidarte

O quizás el olvido para mí no es olvido,
es tan sólo un espacio en mi mente en dónde habitarás por siempre,
quizás el olvido es un engaño

Para aquellos que han amado no hay olvido.

Anuncios