Hielo

Desnuda en el amplio mar de tu boca
navego sin fin hacia mi derrota,
cruel emoción que a mí retorna,
fatídico final que se desmorona.

Pensamientos se zambullen en tu hondura,
frágil mente que se ahoga va hacia la locura,
por intentar traspasar  las aguas prohibidas de tu ocaso.

Naufragando he llegado a tu orilla,
voy muriendo después
de haber tratado  conquistar
las heladas aguas de un océano inhóspito,
en dónde han capitulado muchas ardientes almas
y la mía poco a poco va apagándose mientras el frío
la penetra inclemente  hasta su fin.

Anuncios

Noche cómplice

Noche que desnudas mis deseos,
confidente de mil historias,
conoces mis más íntimos pensamientos,
noche de seda que has cobijado mi cuerpo frío,
dime dónde se esconde el objeto de mi anhelo.

Noche que me has visto despierta caminar por tus orillas,
dame la esperanza de despertar al amor que se ha dormido en mi ventana,
noche que has dejado rastros de tu despertar en el cielo,
alumbra esta oscuridad y déjame mirar que hay detrás de este corazón que a veces descontrolado quiere ir sin rienda al umbral dónde el fuego sin cesar quema.

 

Monstruos

Traigo monstruos despiertos en mi espalda
los alimento con mi oscuridad,
me acompañan a dónde voy,
se acuestan conmigo,
en silencio los escucho burlarse de mí.

Cierro los ojos y los echo bajo mi cama a ver si se van,
intento dormir pero ellos no me dejan,
golpean muy fuerte mi cabeza,
hasta que vencida los dejo entrar,
otra vez he perdido,
algún día los venceré…